Archivos para mayo, 2012

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:

Anuncios

Un estudio de la Fundación Centro de Estudios Infectológicos (FUNCEI) reveló que para mantener un hogar limpio y libre de bacterias es necesario mantener una buena conducta de aseo, más allá de los productos de limpieza y desinfección utilizados. Es necesaria una concientización acerca de la frecuencia y los métodos para evitar enfermedades provocadas por una mala higiene.

La calidad de los productos de limpieza es vital para una higiene adecuada (nuevotiempo.org)

Antes que cualquier desinfección, es necesario hacer una buena limpieza. Los agentes básicos para limpiar son el jabón y el detergente y, aunque su actividad antimicrobiana es mínima, su mecanismo de acción primaria elimina algunos gérmenes (los microrganismos transitorios son emulsionados y barridos con el agua) y la suciedad en general. En un segundo paso, la desinfección colabora con la erradicación completa de las bacterias. Para esto, se utilizan productos bactericidas, como la lavandina.

Los resultados del estudio del FUNCEI, que fueron publicados en un artículo de la revista Scielo, demuestran que el uso de productos con amoníaco y con cloro, como por ejemplo, la lavandina, son muy eficaces para la eliminación de bacterias. Sin embargo, esta efectividad es sólo a corto plazo. Las bacterias vuelven a reproducirse pocas horas después de la aplicación del producto. Según esta afirmación, habría que desinfectar varias veces por día para erradicar las bacterias por completo. Pero realmente, ¿cuánto hace falta limpiar?

Lavarse las manos con frecuencia evita la mayoría de las enfermedades (blogalimentos.com)

Si bien los microbios vuelven a reproducirse, no es necesario desinfectar el hogar cuatro veces por día, ya que no está en riesgo la salud humana si las bacterias se encuentran en bajas concentraciones. Hay que estar atento a los núcleos de contaminación, como el baño y la cocina, y mantener el control sobre los alimentos frescos. No es imprescindible gastar más en un producto específico, ya que la mayoría de los que están en el mercado hoy tienen los componentes básicos que son necesarios para desinfectar, como la lavandina (hipoclorito de sodio), cloros (triclosán) o amoníaco, cuya efectividad depende del uso según las indicaciones del envase.

 
Aunque se suele enfatizar en la limpieza del baño, es en la cocina en especial donde restos de alimentos favorecen la reproducción de bacterias. Es necesario no sólo limpiar, sino también desinfectar mesadas, desagües, tablas de cortar, trapos y esponjas. Estos dos últimos elementos son los que albergan mayor cantidad de bacterias y las diseminan en otras superficies, por lo que deben desinfectarse muy frecuentemente. El técnico en alimentos, Julian Stambullian, otro de los autores del estudio, recomienda el uso de la lavandina, por ser un producto “accesible, económico y efectivo”, siempre y cuando se use de manera correcta y con una frecuencia sostenida en el tiempo. Stambullian agrega que la educación en el uso de los productos desempeña un papel clave en la desinfección del hogar.

Escherchia coli, una de las bacterias más comunes en los hogares con poca higiene (Fuente: Medline Plus)

Determinados tipos de bacterias encontradas en el hogar, llamadas coliformes fecales (la más común es la Escherichia coli), pueden producir enfermedades graves, como una gastroenteritis aguda. Otros tipos de bacterias que crecen aunque en menos medida son Salmonella y Pseudomonas. Una conducta correcta de limpieza permite controlar este tipo de gérmenes y así disminuir el riesgo de infección. Según el licenciado y co-autor del artículo Pablo Luchetti, las principales vías de contagio son la aerógena (transmisión de bacterias por el aire, por ejemplo, con la tos) y la fecal-oral (ingestión de alimentos con contenido de bacterias coliformes).

La Salmonella es una bacteria presente en los alimentos que causa enfermedades como gastroenteritis (alimentosyseguridad.com)

“Para que se produzca una infección deben darse dos factores: un número considerado de determinado tipo de bacterias por un lado y un huésped susceptible por el otro”, explica Luchetti. Las características que restan inmunidad son la edad (personas de edad avanzada o niños) y el padecimiento de enfermedades, crónicas o no, como el HIV, obesidad o cardiopatías. La persona que posea estos factores tiene menos defensas en el cuerpo y es más propensa a contraer las enfermedades que producen estas bacterias.

La doctora Cecilia Torroija, del FUNCEI, advierte que, para evitar el contagio, es necesario lavarse las manos luego de cambiar los pañales, de ir al baño, de tocar basura o una mascota, y antes y después de manipular alimentos. Sumado a esto, es imprescindible reforzar las prácticas de seguridad alimentaria (cocinar y almacenar correctamente los alimentos) y hacer una limpieza y desinfección adecuadas. Según los resultados del estudio de FUNCEI, para mantener un control de microorganismos a largo plazo, cuentan tanto la calidad de los productos como la educación sanitaria de los miembros del hogar.

Crónica II

Publicado: mayo 2, 2012 en Uncategorized

Frente a la Escuela Regina Pacis (Carolina Vivo)

En la esquina de Brasil y Avenida del Libertador, un estandarte de hierro con un afiche de Puertas Abiertas invita a entrar al taller donde la artista Vicky Pettigiani da cursos de pintura y dibujo. Un total de 36 obras de la profesora y los alumnos cubrían las paredes. Este es uno de los 40 espacios que participaron en un recorrido de arte por San Isidro, propuesto por la Secretaría de Cultura de la  Municipalidad, que se realizó las tardes del 21,22,28 y 29 de abril. “Además de mostrar lo que cada uno hace, hay muchas actividades abiertas para todos”, explicó Pettigiani; “es la única manera de que la gente vea cómo es la dinámica de los talleres”. Eduardo Salvioli, uno de los artistas invitados, comentó que gracias a Puertas Abiertas pudo conocer otros talleres y artistas. “Hubo muy buena convocatoria. Las combis gratis para ir a los distintos espacios ayudaron para incentivar al público”, agregó.

A cuatro cuadras de ahí, Paula Duri, una de los 200 expositores, mostraba y vendía en su casa las piezas de orfebrería creadas durante todo el año. “Nos estamos dando a conocer”, declaró la artista. La pared blanca del fondo de su patio lucía cubierta de peces de distintos tamaños hechos en planchas de hierro oxidadas, cuyo precio iba desde los $200 a los $800. Visitantes entraban y salían libremente del atelier. “No conozco a los artistas pero me gustan mucho las obras”, contó Gloria, una vecina de San Fernando, mientras agitaba uno de los planos del recorrido que se repartían en todos los talleres. Puertas Abiertas del Bajo de San Isidro ya cuenta con cinco ediciones, pero esta fue la primera vez que se organizó en el Alto, entre Avenida del Libertador y Rolón.

Piezas de orfebrería en el taller de Paula Duri (C.V.)

Hacia las 18, todas las puertas seguían abiertas y en el Centro de San Isidro había una mayor circulación. El Puertas Abiertas que se realiza en Brasil y Francia hace una década fue la inspiración del evento, en el que hubo diversas disciplinas artísticas como pintura, dibujo, escultura y fotografía. Los dos fines de semana tuvo la misma concurrencia, a pesar del mal clima del segundo. En la Escuela de Arte Regina Pacis, la artista Luciana Hernández apreciaba las esculturas de sus alumnos dispuestas a lo largo del amplio recinto. Los tambores suaves de una canción africana eran el telón de fondo de los cuadros de figuras abstractas y de las esculturas en piedra, mármol y madera.

Telaraña de colores en el jardín de Regina Pacis (C.V.)

“Varias de las más de 1000 personas que vinieron participaron de los talleres y actividades que se hicieron en la escuela”, comentó Luciana. “La escuela cumple 50 años el año que viene y queremos que todos la conozcan. Puertas Abiertas nos ayuda a difundirnos”. En el amplio jardín que tiene el taller, la protagonista era una enorme telaraña fabricada con bolsas de residuos de todos los colores, suspendida en el aire. Un par de chicos corrían alrededor esquivando las puntas colgantes. La intérprete Gabriela Gonzalez  tomó su guitarra y entonó una balada a medio volumen. Mientras tanto, una charla sobre arte moderno empezaba en uno de los salones.

La Biblioteca del San Isidro fue otro de los centros que participaron de Puertas Abiertas. Seis paredes altas cubiertas de libros antiguos eran el marco de alrededor de 15 fotografías en blanco y negro y 30 pinturas expuestas en caballetes. En el centro del salón, tres mujeres  sentadas detrás de una mesa estaban listas para contestar las dudas. Adriana Lavagna, una de las profesoras de dibujo y pintura, manifestó que para la cultura y para San Isidro, Puertas Abiertas es muy importante. Señaló que asistieron extranjeros. “Muchos tienen curiosidad para acudir a los talleres, pero también hay quienes compran fotografías y pinturas”, agregó.

Arte y lectura compartiendo un mismo espacio (C.V.)

El cierre de Puertas Abiertas se hizo en el Atelier Casapuente. El artista Sebastian Boado había armado un túnel con madera y telas para entrar en su casona artística de Beccar. A partir de las 20, se proyectó un video frente a unas 60 personas y, luego, se presentó un show compartido entre un DJ y Sebastián pintando una tela con colores flúo. Los presentes, en su mayoría artistas, cenaron ahí mismo. La fiesta duró hasta las 3.

La organizadora principal del Puertas Abiertas, María Massa, se mostró muy orgullosa con los resultados del evento. “Costó mucho organizarlo, pero la experiencia fue cien por ciento positiva. Los artistas se comprometieron muchísimo y alrededor de 16.000 personas pasaron por los distintos talleres”, explicó María. “Puertas abiertas es un educador de público porque ayuda a que el arte deje de ser para un púbico selecto. Es bueno que la gente que no va a galerías pueda apreciarlo y adquirir piezas a un precio accesible. Además se hizo un intercambio entre artistas muy fuerte”.

Talleres de Puertas Abiertas visitados por la cronista