Cada vez más personas pedalean para viajar por la ciudad

Publicado: septiembre 13, 2012 en Uncategorized

Los que eligen la bicicleta como medio de transporte en la Ciudad de Buenos Aires se multiplicaron en un 500% en estos últimos dos años.

El primer domingo de este mes, no menos de  3.000 bicicletas en bandada recorrieron los barrios de la Ciudad. En un circuito que comenzó y terminó en el Obelisco, ocuparon brevemente algunas calles en Puerto Madero, Monserrat, Boedo, Flores, Caballito, Almagro, Belgrano y Palermo. “Nunca habíamos sido tantos”, comenta Matías Acquarone, un participante de este evento llamado Masa Crítica, que se hace todos los primeros domingos del mes y las noches de luna llena.

Adolfo Pomo no faltó a ninguna de las “Masas” que se realizan en Buenos Aires desde hace tres años. “Importamos la idea de California, donde se hizo por primera vez”, explica Pomo, “No hay un fin, somos solo unos cuantos locos que se juntan a andar en bici y toman el control de las calles por un rato”. Opina que algunos lo ven como una forma de protesta contra el tránsito cotidiano, otros como una afirmación de los derechos de los ciclistas. De una forma u otra, este es uno de los signos que revelan que esta forma de desplazarse se está volviendo más popular y masiva.

Según un estudio realizado por la Subsecretaría de Transporte del GBCA, hubo un aumento de 30.000 viajes diarios en bicicleta en 2009 a 150.000 en 2012. Esto corresponde a que, en 2009, el 0,4% de los porteños elegía éste como medio de transporte, y hoy lo adopta el 2%. Sonia Fakiel, quien trabaja en la Subsecretaría, aclara que el aumento se debe a los vastos beneficios tanto en el nivel de lo ecológico, ya que produce cero emisiones de dióxido de carbono, como respecto a lo económico, con precios bajos de mantenimiento y repuestos, comparados con cualquier otro vehículo a motor.

Fakiel agrega que, en cuanto al tránsito de la Ciudad, varios estudios sostienen que se llega más rápido en bicicleta que en auto o colectivo porque se evitan los cortes y las congestiones. Y por último, insiste en que este medio es saludable y que varios vecinos aprovechan la ida y vuelta al trabajo para realizar ejercicio físico. Según la funcionaria, la mayoría lo elige para ir a trabajar y estudiar, y en menor medida, para realizar deporte y como recreación. “A medida que más gente se sume al uso  de la bici, el impacto en el tránsito será más visible. Por eso seguimos fomentando su uso en pos de alivianar el tráfico”, expresa.

Por otro lado, Fakiel considera que en Capital aún no hay una “cultura ciclista”. Los peatones y conductores no están acostumbrados a las bicisendas y muchas veces no las respetan, todavía no hay un reglamento de tránsito para bicicletas conocido y aplicado y, por último, muchos vecinos no piensan en este vehículo como una alternativa.

“Creemos que la Red de Ciclovías Protegidas fue un factor para que más gente se anime a pedalear”, discute Fakiel. Desde el 2010, el Gobierno de la Ciudad promueve el programa Mejor en Bici, en el que se duplicó el número de bicisendas preexistentes, hasta llegar a los 90 km. En su mayoría, están sobre la calzada, y, en menor medida, sobre las veredas. Pero no todas las ciclovías están conectadas, lo que puede complicar el viaje del ciclista.

El Sistema Público en Bici es otra de las medidas impulsadas, que permite a cualquiera que esté registrado retirar una bicicleta gratis de una de las 22 estaciones distribuidas por la ciudad, usarla por un máximo de una hora y devolverla en otro punto. “Funciona bastante bien, pero hay momentos del día en que no hay bicis”, cuestiona Hernán González, quien trabaja en la estación de Parque Las Heras.

Este proyecto de transporte público está también instalado en otras ciudades importantes del mundo. En Barcelona, se llama Bicing. Hay casi 100 estaciones automatizadas para retirar las bicis luego de sacar un abono anual de 43 euros. En París, el nombre del sistema es Vélib y cuesta 29 euros por año. A diferencia de Buenos Aires, en ambas ciudades el sistema está abierto las 24 horas todos los días. Otra ciudad europea que apuesta a este medio de transporte es Amsterdam. Aunque no tiene ciclovías, el número de bicicletas es equivalente al de habitantes y es muy popular entre los turistas.

Perfil

Adolfo Pomo tiene 34 años y nació en Olivos, Buenos Aires. Estudió abogacía, aunque le quedó una materia para terminar, cuando decidió cambiarse a un área lejos de lo legal. Desde marzo de 2012, y después de 12 años de estudios, es piloto de Aerolíneas Argentinas. Su profesión no le demanda que trabaje diariamente, por lo que en sus tiempos libres se dedica a lo que más le gusta hacer: patinar y andar en bicicleta. Es un aficionado de los rollers, los que usa como transporte y recreación. Los fines de semana suele hacer el viaje Tigre-Puerto Madero y luego volver a su casa en Olivos. Participa de Masa Crítica desde su creación en octubre de 2009, donde imprime folletos y da recomendaciones a los novatos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s